sobrev

Con la llegada de supermercados y nuevos recintos de empresas multinacionales, debería suponer la extinción de los clásicos “boliches” que existen en nuestro barrio, pero a la fecha, muchos de ellos persisten, marcando una diaria lucha que por lo visto, perdurará por buen tiempo, donde los vecinos han sabido convivir y mantener.

Mucho se ha hablado de la irrupción de las grandes empresas supermercadistas y de tiendas por departamento, o más conocida como “retail”, quienes día a día buscan nuevos paños de terreno, tanto en la Región Metropolitana como en otros puntos de Chile, para posicionar sus marcas y entregar servicios y productos determinados, además de entregar empleos a las comunidades cercanas.

Lo anterior, si bien puede traducirse en ciertos avances y una “mayor plusvalía”, también ha generado una lectura no menor, y se refiere a la sobrevivencia de los clásicos “negocios de barrio”, si, el mismo al que muchos vecinos van diariamente, ya sea un almacén, un bazar, una lavandería o en otros casos, restaurants de comida rápida, jardines infantiles, mascoterías, entre otros, todos o una gran mayoría, administrados y generados por vecinos de nuestro barrio.

La llegada de supermercados como Santa Isabel, ACuenta o MaxiAhorro, si bien ha logrado tener más opciones para compras diarias, no han sido mayor problema para varios locales de barrio existentes, incluso algunos que llevan décadas vigentes, tomando en cuenta que en muchos casos, la cercanía de sus dueños/vendedores, así como también la cercanía a los hogares, les ha permitido mantenerse a la fecha, con una clientela fiel, y en algunos casos con productos que los grandes supermercados no tienen en stock.

Sin ir más lejos, LASATELITE.cl ha sido motor de apoyo para varios de los negocios de barrio existentes en nuestra Ciudad Satélite, siendo una potente vitrina para mostrar los variados tipos de mercados, incluso, ofreciendo promociones especiales o generando un nexo para generar nuevas alternativas de negocio.

Además, es imposible desconocer que la industria del “retail” seguirá buscando nuevos lugares para instalar un supermercado, tienda del hogar, farmacia u otra forma de llevar, incluso a los sectores más alejados, una presencia “consolidada”, pero ello pareciera no ser un tema que espante a los locatarios de los negocios de barrio, quienes emprendiendo, adaptándose a las necesidades de los vecinos, e incluso, llevando servicios para mejorar la atención (cajas vecinas, sistema de pago con tarjetas, cargas BIP, entre otros), y donde su plus fundamental reside en esa relación “vecino – vecino”, ya que al final, más que un comerciante, es el vecino de la esquina, de la cuadra, con el que se comenta sobre el partido de fútbol del día o alguna “copucha” del momento.

Por lo pronto, pareciera que los negocios de barrio tienen ¡para rato!